viernes, 18 de diciembre de 2015

Reflexión número mil.

Eco,
Habla,
¿Son la misma cosa?

El eco responde una sola versión, es unilateral, y va dejando huellas cada vez más diminutas hasta desaparecer.

El habla hace eco, pero regresa con nueva información, con letras y palabras que interpretadas forman un mensaje, distinto al inicial y formulado a partir de otro usuario.

Lo que escribo seguramente es eco, porque veo las letras caminar una tras otra, con los mismos títulos de la juventud y las mismas palabras que se plasmaron tal y como fueron naciendo.
Es eco porque entre todos esos símbolos, no obtengo un mensaje; no interpreto porque no hay nada que descifrar, al menos de forma visible.
Es eco porque se han ido perdiendo las mismas líneas, en el mismo tiempo, sin dejar un momento a la reflexión.
Entonces mi palabra, mi escribir es un eco que se lee a si mismo, una y otra vez, sin encontrar al receptor adecuado.

No hay comentarios: