jueves, 29 de octubre de 2015

Estación momento-eterna.

Decirte  quisiera,
un murmullo del viento,
un sonido sin nombre,
de eterna historia.

Pensar tu rostro con mis ganas
en abismo de cuerpos,
encuentro de ojos cerrados.

Responder al llamado,
tu sombra dibuja sentimientos a deshoras,
Cubre el tiempo de humo
que arrastras bajo tu estela.

Es vacio de madrugada
desprecio y añoranza,
voces de lunas pasadas
evocando la noche.

Decirte quisiera,
entre el fuego y los años,
un sin fin de inocencias lejanas
de la mente... de los labios.

Y salir y mentirle al oído
un millon de preguntas a la vida,
que se mueren y guardan su camino
donde tus pasos se esconden.