sábado, 21 de julio de 2018

Infinito

La noche se viste de espera,
auténtica desnudez.


miércoles, 20 de junio de 2018

Finalmente

Este blog ha pasado de todo, desde mis anhelos más locos por entrar en el camino de la escritura (que afortunadamente he sabido encontrar, pero aún con mucho que recorrer) hasta los encuentros con uno mismo, que puedo decir, son multifáceticos.

Ya había hablado una vez de terminar con este blog, pero las circunstancias me hacían volver a él. Hoy regreso no con una despedida tajante (porque uno nunca se va realmente de los lugares que amó) sino con la promesa de que las cosas deben cambiar tarde o temprano.
Como humanos que somos damos mil vueltas en nuestro propio sitio sin ver que justo enfrente hay otra tierra nueva, lista para convertirse en todo lo que podamos imaginar; tal vez por eso nos cuesta dejar ir, porque a veces no sabemos dónde es que están los nuevos caminos. Digo esto, en efecto, hablando de mi propia experiencia, y seguramente millones de personas lo entienden (aunque no este leyendo esto).
Al final, somos una extensión de muchas cosas, no pensemos en absolutos, en extremos: estamos enmedio de lo que sea que hagamos en la vida. Aprender es la meta, saber soltar cuando es necesario o aferrarse cuando todo parece imposible. Lados opuestos de la moneda, pero que sabiéndolos interpretar nos llevarán a ese centro tan esperado y no: ahí no hay finales felices, pero sí lecciones aprendidas.
Sobre esas lecciones, ¿qué puedo yo decir? Cada quien aprende a su ritmo y encuentra el sentido que su vida, en ese momento exacto, está necesitando.
Entonces, querido blog, has servido de mucho. Has sido un escape para mis emociones, para mis esperanzas, y siempre estarás aquí cuando te necesite (que seguramente será mucho) hoy te necesito para decir, decirte que estaré bien, que estos días se sienten como los últimos días de hace diez años, cuando aprendí lo que era una despedida, cuando aprendí la sensación de que algo nos falta, cuando una huella en la arena se convierte en un pedazo de asfalto que no se borrará. Intento aprender a dejar ir. A reconocer cuando el sueño de una oportunidad cierra todas las demás puertas, y nos quedamos intentando abrir aquello que ya se cerró con llave. Esto se lee como si un gran error hubiera acontencido, pero es todo lo contrario. Somos la imperfección en busca del eterno absoluto, de la satisfacción sin límite. Eso está bien, pues aunque no lo encontremos como tal, la búsqueda en sí es la más maravillosa experiencia.
De modo que... no se puede apagar algo que no se entiende, que ya no nos pertenece más, que está ahí guardado dentro de uno como una hermosa marca. Es y será así, aunque no se corresponda con la realidad, con lo que pueda explicarse con palabras. No, lo más mágico es sólo sentirlo.
Finalmente, como el título de esta entrada, quiero decir que...
Cierra los ojos y síentelo, sabrás lo que yo siento ahora, sentí. Y que no hay más que una sonrisa por seguir aprendiendo.

domingo, 16 de julio de 2017

Fotos perdidas

A dónde fueron a parar todas mis viejas fotos feisbuqueras? Seguro en algún universo, allá en tu cabeza.

domingo, 16 de octubre de 2016

Kanela.

Después de diez hermosos años con 10 meses, el día de ayer, 16 de octubre, me ha dejado.
No me puse a pensar en qué haría cuando este día fuera una realidad. Pensaba a veces en ello, y pedía a Dios que siempre faltara más tiempo, más tiempo para eso.
Luego pensé mucho, en si lo posteaba o no. Pero creo que es lo correcto, darle un pequeño homenaje en el blog donde constantemente hablaba de ella.
Kanelita, me hiciste muy feliz, y tal vez yo debí poner un poco más de esfuerzo, uno siempre quiere dar lo mejor a los seres amados. Pienso en tí, en tus mejores momentos, con tu mejor sonrisa, jugando, haciendo trucos o travesuras.
Has sido la perrita más inteligente que he conocido en mi vida. Fuiste cariñosa, noble, leal y nos amabas por sobre todo, a nosotros tu familia que tanto te ama y te amará también.
Un pedazo de mi alma se ha ido ayer contigo, y jamás podrá ser lo mismo, sin verte al llegar a casa, sin darte las buenas noches. Eres mi hija perruna y tu recuerdo hará justicia a la vida que en ti se albergaba.
Un día me reuniré contigo y todo será como antes. Hasta entonces, te agradezco el angel que fuiste en mi vida y la amorosa compañía que nunca nadie podrá reemplazar.
Descanse en paz mi hermosa reina peluda, mi viejita, señora kanela.

Ya te extraño demasiado...

Tiempo, tiempo, tiempo.

Ahora veo que las cosas comunes a nuestro alrededor van desapareciendo con el paso de los años. No te das cuenta de su importancia hasta que una sacudida te hace ver lo que tienes y lo que puedes llegar a perder, tan rápido, como un parpadeo, como los segundos que me tomó pensar y escribir esto.
Mas aún no es tarde para nadie, pero tampoco estaremos a tiempo. Todo arriba en el segundo exacto. 
¿Será que ese es el primer vistazo a la ventana de la madurez? Ansío que sea verdad.

viernes, 15 de julio de 2016

Aún?

Aún se usan los blogs?
Aún la gente los visita?
Aún pueden usarse para comunicar mensajesecretos?
Aún el blog vive?

miércoles, 23 de diciembre de 2015

Horas

Como cuando ves algo al despertar que te sorprende. Y luego te hace enojar mucho!!!
Tanto como ver las promesas que no se pueden cumplir y enojan aún más.

Exaspera! Grrrrrr